Poema

Y allí estabas tú, justo en frente de mí.

Te pregunté por tú nombre, y no quisiste responder.

Me pegué a tu pomo, como queriendo entrar.

A veces pienso que fue lo mejor que me ha pasado en la vida.

Me vuelves loco de remate, me abres al mundo y me cierras a la vez.

Respiras aroma puro, calor del día, suspiros de melancolía.

Eres el amor que se quedó en un baúl, el amor puro y sincero.

También eres el amor triste que nunca llegará a ningún puerto.

Eres el padre, madre, amigo, abuelo o amor perdido en unos versos para el recuerdo.

Eres color, estaciones, libros, caminos, juicios, soledad, tristeza, religión, Dios, alegría, muerte y vida.

¿Que eres sino?

Sí es que lo tienes todo.

Que más se puede desear.

Hasta cuando ya no queda nada eres capaz de habitar entre los muertos.

Siempre quedas en el firmamento de los versos escritos con rima o sin ella.

Y aunque ya no nos quede nada, ni vida, se que te hice bella, se que te hice mío.

En el recuerdo de mi alma maltratada, mi diario, mi amigo me mira de frente y le digo.

Prestame esta noche de libros, de renglones, de metáforas y anáforas, de sonetos y terceros, de romances y de liras con ollas de cabeza.

Pero lo dicho. Siempre quedarás tú.

Aunque venga un pandemia y todo se funda con el sol, los versos nunca se perderán. Siempre quedarán.

Tú y yo.

José Luis Segura.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: