La herencia

La herencia que me dejas, es pura apariencia

y no nos deja más remedio, que dejar de creer

en las manos que dan y la cara que sonríe,

nos nos deja más certeza, que dejar de creer.

Y cuando te vayas, ya no sabremos lo que vales,

y nos sabremos cuando somos en la noche,

cuantos años hemos pasado juntos en la leña

aguantando el calor de la ceniza negra.

Recogiendo el picón que deja la estufa,

el fresco licor del orujo después de la comida

en familia y de una inmejorable barbacoa, pero,

no nos deja más certidumbre, que dejar de creer.

En lo que ciertamente vale la pena no se piensa

es mejor marear la perdiz que repetir el mismo

plato que tanto te ha gustado sin haberlo probado,

no nos deja más evidencia, que dejar de creer.

Y aunque las tierras se vayan a otro país y la naves

de Baviera atraquen el puerto, el mar las llevará

donde se merecen estar, pues no hay cuentos sin final,

nos nos deja más remedio que la duda de la verdad.

José Luis Segura Coronil.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: